PSICOLOGIA GENERAL

Una Teoría Bio-Social de la Neurosis

Por: Dr. C. George Boeree
Departamento de Psicología - Universidad de Shippensburg
Traducción al castellano: Sara Blanco

La neurosis se refiere a una variedad de problemas psicológicos que implican experiencias persistentes de afecto negativo, como ansiedad, tristeza o depresión, enojo, irritabilidad, confusión mental, bajo sentido de autoestima, etc, los síntomas comportamentales, tales como la evitación fóbica, la vigilancia, actos impulsivos y compulsivos, letargo, etc, problemas cognitivos, como pensamientos desagradables o preocupantes, la repetición de pensamientos y obsesiones, fantasías habituales, la negatividad y el cinismo, etc Interpersonalmente, la neurosis implica la dependencia, la agresividad, el perfeccionismo, el aislamiento esquizoide, comportamientos socio-culturalmente inapropiados, etc

Por lo general, neurosis significa poca capacidad para adaptarse a un ambiente, la incapacidad de cambiar los patrones de vida, y la incapacidad para desarrollar una personalidad más rica, más compleja y más satisfactoria.

El primer punto a destacar es que hay condiciones fisiológicas predisponentes, la mayor parte hereditarias. El más obvio es el rasgo de temperamento (o rasgos) que hace referencia al neuroticismo o inestabilidad emocional. Otras características también pueden contribuir, como una conciencia extremadamente alta o baja. Puede ser que algún rasgo heredado, cuando se presenta en el extremo, haga a la persona más propensa a desarrollar problemas neuróticos.

El segundo punto es que la propia cultura, la crianza, la educación y el aprendizaje en general pueden prepararle a uno para lidiar con el estrés de la vida, o no. Estos factores también pueden servir para anular todas las condiciones fisiológicas que predisponen, o para empeorarlas.

El tercer punto se refiere a los factores estresantes de vida de las personas que conducen a los diversos síntomas emocionales, conductuales, cognitivos y de la neurosis. Estos factores de estrés puede ser entendidos como un conjunto de situaciones de incertidumbre y confusión que generalmente afectan a las relaciones interpersonales, que superan las capacidades de la persona, aprendidas y / o heredadas, para hacer frente a esas situaciones.

Básicamente, tratamos con el mundo mediante el uso de nuestros conocimientos previamente adquiridos del mundo, en coordinación con nuestras capacidades heredadas, para resolver los problemas que se nos presentan de la forma más eficiente posible. Cuando estamos a la altura, nuestras respuestas emocionales se mantienen dentro de los límites tolerables. Cuando no estamos a la altura, experimentamos ansiedad. Esta ansiedad puede convertirse en otras respuestas emocionales también, dependiendo de los detalles del problema, nuestros rasgos heredados, y nuestros patrones aprendidos de respuesta a situaciones problemáticas.

Cuando experimentamos en repetidas ocasiones estrés y ansiedad, comenzamos a desarrollar patrones de conducta y cognición para evitar o mitigar el problema de otro modo, tales como vigilancia, conductas de escape, y pensamiento defensivo. Estos pueden convertirse en una serie de actitudes que en sí mismas producen ansiedad, enojo, tristeza, etc

La familia es a menudo el foco en la discusión de los orígenes de la neurosis. En primer lugar, cualquier predisposición genética hacia la neurosis puede ser hereditaria. En segundo lugar, la familia debería haber proporcionado pocos recursos al niño para hacer frente a las tensiones de la vida. Y en tercer lugar, la familia en sí misma puede ser la fuente de la tensión y la confusión y el niño puede ser incapaz de hacerle frente. A menudo puede darse el caso de que un padre esté preocupado por sus propias neurosis, y por lo tanto ofrece la genética, las pobres aptitudes de crianza, y las tensiones que llevan a los niños a desarrollar neurosis.

Un niño se encuentra todavía en el proceso de aprender las habilidades necesarias para sobrevivir y prosperar en el mundo social, y es por tanto más susceptible al estrés. Él o ella necesita tanto orientación de los padres como un grado de seguridad. El niño necesita saber que los padres estarán ahí para él o ella. Esta fiabilidad se comunica por medio del amor que los padres expresan al niño. Si el niño no percibe este amor (incluso si existe realmente), él o ella se quedará con una considerable ansiedad muy general, así como sentimientos de incompetencia y de no ser deseado. .

Por otro lado, no debemos saltar a conclusiones en este sentido: No todos los neuróticos criar a niños neuróticos, y no todos los neuróticos fueron criados por padres neuróticos. Hay muchos eventos estresantes que pueden abrumar a los niños, incluso si son bastante estables emocionalmente y están bien educados, adolescentes e incluso adultos. Entre ellos, podemos mencionar la muerte de sus padres, su divorcio y segundas nupcias, hogares de acogida, la institucionalización, la mala salud del niño o los padres, las experiencias durante la guerra, la inmigración, la pobreza y la indigencia, las agresiones, el abuso sexual, la intolerancia, y así sucesivamente .

Muchas personas desarrollan neurosis durante la adolescencia. Los a veces dramáticos cambios físicos y emocionales pueden desbordar por sí mismos a algunos adolescentes. Aún más probable es que estos cambios, junto con la necesidad de demostrar la competencia social y obtener la aprobación de los compañeros, pueden conducir a una gran tensión y desbordar la capacidad emocional del adolescente. Los adolescentes rechazados por sus compañeros debido a problemas de peso, apariencia física, debilidad, retraso mental y problemas de aprendizaje, la timidez o torpeza sociales, orientación sexual, raza, etnia, origen nacional, etc, son especialmente vulnerables. Muchos, si tienen los recursos y, sobre todo si tienen el apoyo de familiares y amigos, se recuperan en la edad adulta temprana. Otros no.

Al igual que el niño, el adolescente se encuentra todavía en una etapa de desarrollo, y tiene la carga añadida de que requieren de las habilidades sociales que implicadas en la competencia sexual. Estas suelen ser aprendidas por imitación de otros adolescentes, especialmente aquellos que son admirados por sus habilidades y logros. El aprendizaje es entonces apoyado por obtener la validación de otros adolescentes en forma de aceptación y aprobación. Sin esa aprobación, el adolescente no siente confianza en sus habilidades sociales y de nuevo vive con la angustia de no saber muy bien cómo actuar. El adolescente se queda con la sensación de aislamiento y odio a sí mismo.

Muchos de estos temas seguirán siendo aplicables en la edad adulta e incluso después. Los jóvenes adultos suelen sentir la necesidad de un compañero en la vida, de una red de amigos, por un sentido de competencia como lo demuestra el éxito en la universidad o en el lugar de trabajo, y así sucesivamente. Más tarde, el deseo de tener hijos, de tener una seguridad financiera, y de respeto social se suman al estrés. Y más adelante, llegar a aceptar la posibilidad de una mala salud, la muerte de amigos y familiares, y la propia mortalidad proporcionan al adulto mayor nuevos desafíos para su fuerza emocional. No obstante, cuanto mejor sea la base en la infancia y la adolescencia, mejores serán las posibilidades de que el adulto sea capaz de hacer frente.