PSICOLOGIA GENERAL

Esquizofrenia

Por: Dr. C. George Boeree
Departamento de Psicología - Universidad de Shippensburg
Traducción al castellano: Sara Blanco

Cuando la gente piensa en gente "loca" y gente en instituciones mentales, a menudo están pensando en gente con esquizofrenia.  La esquizofrenia es el ejemplo primordial  qué psicólogos y psiquiatras suelen usar para nombrar una psicosis.  La característica general de la gente con una psicosis es que parecen estar fuera del contacto con la realidad.  Muchos trastornos del estado de ánimo, especialmente la manía, también son considerados una psicosis.

Alguien con una neurosis parece estar más preocupado emocionalmente, quizás incluso excesivamente sensible a la realidad en lugar de estar fuera del contacto con la misma.  Los desordenes de ansiedad son los principales ejemplos.  ¡Aunque no utilicemos tanto estos términos hoy, los estudiantes de la psicología deben tenerlos presentes!

Las citas siguientes en esquizofrenia (en cursiva) son de Salud Mental:  Un informe del Cirujano general , del Servicio Público de Salud de los EE.UU. (1999) disponibles en http://www.surgeongeneral.gov/library/mentalhealth/home.html


Nuestra comprensión de la esquizofrenia se ha desarrollado desde que sus síntomas fueron catalogados por primera vez  por el siquiatra alemán Emilio Kraepelin a  finales del siglo diecinueve (Andreasen, 1997a). Aunque la causa de este desorden sigue siendo difícil de alcanzar, sus espantosos síntomas  y correlatos  biológicos han estado absolutamente bien definidos. A pesar de esto abundan las ideas erróneas sobre los síntomas: la esquizofrenia no es  ni "personalidad partida" ni "personalidad múltiple." Además, la gente con esquizofrenia no está  perpetuamente  incoherente o  psicótica (DSM-IV; Masón y otros, 1997) (cuadro 4-6).

La esquizofrenia es caracterizada por la interrupción profunda en la cognición y la emoción, afectando a las cualidades humanas más fundamentales: lengua, pensamiento, opinión, afecto, y sentido del uno mismo. El arsenal de síntomas, al mismo tiempo de gran alcance, incluye con frecuencia manifestaciones psicopáticas, tales como escuchar voces internas o experimentación de otras sensaciones no conectadas con una fuente obvia (alucinaciones) y la asignación de un significado   o sentido inusual  a  acontecimientos normales o mantener fijas falsas creencias  (delirios). No hay un  síntoma definitivo para el diagnóstico; más bien, el diagnostico abarca un patrón de signos  y de síntomas, conjuntamente con el deterioro del funcionamiento ocupacional o social (DSM-IV).


Síntomas "positivos" de la esquizofrenia

Las ideas delirantes son creencia erróneas  firmemente llevadas  a cabo debido a las distorsiones o a las exageraciones del razonamiento y/o a las interpretaciones de opiniones o experiencias. Son comunes los delirios de ser perseguido u observado, al igual que la creencia de que  la radio o los programas de la TV,  etc., están dirigiendo mensajes especiales directamente a él/a ella.

Las alucinaciones son distorsiones o  exageraciones de la percepción  en cualquiera de los  sentidos, aunque las alucinaciones auditivas ("escuchar voces" dentro, distintas de los propios  pensamientos) son las mas comunes, seguido por las alucinaciones visuales.

El discurso/ pensamiento desorganizados, también descrito como "desorden del pensamiento" o  "pérdida  de asociaciones," es un aspecto clave de la esquizofrenia. El pensamiento desorganizado generalmente se evalúa  basándose  sobre todo en el discurso de la persona. Por lo tanto, el discurso tangencial, asociado  libremente, o incoherente que es bastante severo como para deteriorar substancialmente la comunicación eficaz,  es utilizado como indicador de trastorno del pensamiento por el DSM-IV.

El comportamiento gravemente desorganizado incluye dificultad en el comportamiento dirigido a metas  (que conduce a  dificultades en actividades de la vida  diaria), la agitación o la torpeza  imprevisible, la desinhibición  social [pérdida de inhibiciones normales], o los comportamientos que son extraños a los espectadores. Su despropósito  los distingue del comportamiento inusual incitado por creencias delirantes.

Los comportamientos catatónicos son caracterizados por una disminución marcada de la reacción al ambiente circundante inmediato, a veces tomando la forma de  inmovilidad o falta de conciencia  evidente, las posturas rígidas o extrañas, o exceso de actividad motora  sin objetivo.


Síntomas "negativos" de la esquizofrenia

El aplanamiento afectivo es la reducción en el alcance  y la intensidad de la expresión emocional, incluyendo la expresión facial, el tono de la voz, el contacto visual, y el lenguaje corporal.

Alogia, o  pobreza del discurso, es la disminución de la fluidez y productividad del discurso, el pensamiento se  refleja retardado o los pensamientos bloqueados, y manifestándose  a menudo como lacónicos [usando pocas palabras], las contestaciones a las preguntas son  vacías.

Abulia  es la reducción, la dificultad, o la inhabilidad de iniciar y de persistir en comportamientos dirigidos a metas; se confunde a menudo con un  desinterés evidente.


Curso del trastorno

El inicio ocurre generalmente durante la edad adulta joven (a mediados de los 20 años en los hombres, a finales de los 20 en las mujeres), aunque el comienzo puede ser anterior o posterior. Puede ser abrupto  o gradual, pero la mayoría de la gente experimenta algunos  síntomas  tempranos, tales como aumento del aislamiento  social, de la pérdida de intereses, el comportamiento inusual, o las disminuciones del funcionamiento antes del principio de los síntomas positivos activos. Éstos son a menudo los primeros comportamientos que preocupan a  miembros y  amigos de la familia.

La mayoría de los individuos experimentan períodos de exacerbación del síntoma [empeoramiento] y de remisión [mejora], mientras que otros mantienen un nivel constante de síntomas y de inhabilidad que pueden extenderse de moderados a severos (Wiersma y otros, 1998).

Un pequeño porcentaje (el 10 por ciento más o menos) de pacientes están seriamente enfermos durante largos periodos de tiempo (Jablensky y otros, 1992; Gerbaldo y otros, 1995). La mayoría no vuelven a su estado anterior de  funcionamiento mental. Con todo, varios estudios a  largo plazo revelan que cerca de una mitad a dos tercios de gente con esquizofrenia mejora o se recupera perceptiblemente, algunos totalmente (para una revisión vea a Harding y otros, 1992).


Variación cultural

En una  primera consideración, los síntomas como  las alucinaciones, los delirios, y el comportamiento bizarro  parecen  estar fácilmente definidos  y ser claramente patológicos. Sin embargo, la atención creciente a la variación cultural ha dejado  muy claro que lo  qué se considera delirante  en una cultura puede ser aceptado como normal en otra (Lu y otros, 1995). Por ejemplo, entre los miembros de algunos grupos culturales, las "visiones" o las "voces" de figuras religiosas son parte de una experiencia religiosa normal. En muchas comunidades, "ver" o "ser  visitado" por una persona recientemente difunta no es  inusual entre los miembros de la familia. Por lo tanto, el etiquetado de una experiencia como patológica  o síntoma psiquiátrico puede ser un proceso sutil para el clínico con un entorno  cultural u  origen étnico diferente del paciente; de hecho, las variaciones y los matices culturales pueden ocurrir dentro de las subpoblaciones diversas de un solo grupo racial, étnico, o cultural. A menudo, sin embargo, el entrenamiento de los clínicos, las habilidades, y sus puntos de vista  tienden a reflejar sus propias influencias sociales y culturales.

La esquizofrenia es más común en culturas egocéntricas, en comparación con culturas sociocentricas.  En sociedades egocéntricas, cada persona es vista como más o menos responsable de él o ella misma, y otras pueden retirarse de la víctima y permitir que él/ella caiga en el aislamiento.  Las familias pueden sentirse libres de expresar críticas e incluso hostilidad cuando un miembro no vive según las expectativas.  Las sociedades  Sociocentricas, incluso tienen otras cualidades muy negativas, sin embargo proporcionan ayuda y apoyo bajo la forma de familias extensas.  Y, puesto que el éxito individual no es tan importante como el bienestar de la familia, no juzgan a los individuos con la misma dureza.

El psicólogo cultural Richard Castillo sugiere que la vida de la ciudad, el trabajo del asalariado y la sociedad capitalista imponen muchas demandas en las personas, algunas de las cuales no están a la altura.  Se espera la independencia, por lo que la persona que no es capaz de independizarse se ve como inadecuada.  Se espera que sea productivo, a menos que usted esté incapacitado.  Así que, si usted no puede trabajar, debe por lo tanto estar lisiado, y otra vez será inadecuado.

Aquí hay otra observación interesante sobre países menos desarrollados y algunas sociedades no occidentales: La recuperación de la esquizofrenia es común.  En algunas de estas sociedades, las voces se interpretan como las voces de los antepasados.  A veces, las voces son positivas, y dan al oyente y a su familia consejos necesarios.  Cuando se actúa el consejo, el antepasado se retira.  Incluso si las voces y los impulsos son negativos, se consideran como los efectos de demonios o de la brujería, y los rituales apropiados traerán a esa persona de nuevo en él o ella misma.  En la sociedad occidental, por otro lado, la esquizofrenia se define como una "enfermedad del cerebro incurable."  ¡Con razón la gente no suele mejorar!