Deterioro Cognitivo

Al hablar de deterioro cognitivo se deben de tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Reducción de las capacidades intelectuales de una persona mayor
  • Haber presentado la persona, hasta entonces, un rendimiento cognitivo normal.
  • Ser ésta disminución superior a la que se le atribuiría a una persona de su edad y situación (de salud, de convivencia, de nivel cultural y educativo, etc).

Este deterioro puede abarcar una amplia graduación de afectación cognitiva que podría extenderse desde el llamado olvido senil benigno hasta la demencia degenerativa avanzada.

Un factor de gran interés es la evolución del deterioro intelectual: mientras que algunos avanzan con rapidez hacia cuadros irreversibles, otros lo hacen con tanta lentitud que apenas puede apreciarse progresión defectual.

La dificultad de los límites y precisiones conceptuales en este tema viene condicionada por los siguientes aspectos:

  • Falta de uniformidad en la definición de demencia
  • Borrosidad del concepto de demencia leve
  • Necesidad de seguimiento para afianzar el diagnóstico.
  • Moderada falta de acuerdo para etiquetar etiológicamente la demencia.
  • Escasa homogeneidad en metodología de investigación por la variedad de instrumentos de valoración.
  • Alto coste de los estudios

LOS PLANOS DE LA AFECTACIÓN COGNITIVA

MEMORIA

Es el principal elemento cognitivo que resulta afectado en el deterioro intelectual del anciano. La memoria inmediata puede estar afectada tanto por el déficit mnésico como por la afectación en la atención.

La memoria reciente se deteriora enseguida en las alteraciones cognitivas; no así la remota, que sólo mengua en deterioros muy específicos por lesiones focales o en las demencias muy avanzadas.

ORIENTACIÓN

Se encuentra muy relacionada con la memoria. Gracias a esta función el individuo reconoce el espacio donde se desenvuelve y su existencia, el tiempo en el que vive y los seres que le rodean. La desorientación es muy frecuente en los deterioros cognitivos, tanto permanentes como episódicos, y en la confusión mental.

La aparición de desorientación en un deterioro puede indicar que se está desarrollando una demencia, es decir, puede ser un signo de organicidad.

ATENCIÓN Y CONCENTRACIÓN

Son imprescindibles para obtener un buen rendimiento perceptivo y un adecuado procesamiento de la información que así se capta. Un buen número de déficits cognitivos englobados en los trastornos de memoria se deben a la escasa capacidad de atención; por ello, los enagrammas de los acontecimientos recientes pueden ser ineficaces debido al pobre registro que tal disminución ocasiona. Esto puede suceder también con los defectos de rendimiento en las pruebas de memoria inmediata. Siembre es necesario conocer cuál es el nivel de conciencia del individuo.

Para llegar al diagnóstico de demencia han de excluirse siempre todos los casos en que la conciencia se encuentra afectada, como ocurre en los estados de confusión mental y también, con no poca frecuencia, por influencia de ciertos fármacos, en especial los psicotrópicos.

Esta afectación de conciencia comprende diversos grados: obnubilación, estupor y coma.

LENGUAJE

En esta importantísima función intelectual del individuo la afectación puede aparecer en cualquiera de estos niveles:

  • Fluidez y capacidad de expresión verbal
  • Identificación y nombramiento de los objetos
  • Expresión verbal y escrita
  • Comprensión verbal y escrita
  • Lenguaje automático

Uno de los más precoces síntomas de deterioro intelectual es la dificultad para encontrar palabras.

PERCEPCIÓN ANÓMALA

Puede emerger en estados ya avanzados de deterioro, especialmente en las demencias, y suele manifestarse como alucinaciones visuales o auditivas por lo general vagas e imprecisas.

CURSO DEL PENSAMIENTO

Las ideas delirantes, casi siempre del tipo paranoide, pueden presentarse por lo general en estadios medios del deterioro demencial. Suelen ser de robo, o para rellenar su propia incapacidad de recordar, o de habitar una casa extraña, consecuencia esta última de la desorientación. Son bastantes inconcretas y pocas veces se establecen como un delirio estructurado. Las preocupaciones reiterativas y la ideación obsesiva pueden ser manifestaciones concurrentes.

PRUEBAS

Podemos pasar una serie de pruebas cognitivas de corta duración para evaluar el estado del paciente:

  • Menthal Status Questionnaire (MSQ,Kahn,1960)
  • Memory Information Concentration (MCI de Crichton;Irvin,1970)
  • Abreviated Mental Test Score (AMTS;Hodkinson,1972)
  • Short Portable Mental State Questionaire(SPMSQ;Pfeiffer 1975)
  • Mini Mental State Examination (MMSE;Folstein,1975)
  • Clifton Assessment Scale (CAS;;Pattie y Guilleard,1975)
  • Extended Scale for Demencia (ESD;Herchs,1979)
  • Short Orientation Memory Concentration (SOMC;Katzman,1983)
  • Executive Interview (EXIT; Royall, 1993).