Claves para conseguir un envejecimiento más feliz y más saludable

 

Licenciada en Psicología - Máster en Psicología Clínica - Máster en Psicología de la Vejez - Máster en Dependencia y Gestión de Servicios Sociales - Psicoterapeuta por la EFPA y por EuroPsy - Postgrado en Medicina Psicosomática y Psicología de la Salud - Experta en Psicoterapia Breve y Trastornos de Personalidad - Miembro del SEPCyS, de la SEPD y de la EMDR. Colegiada R-00478 / PAM-008

Cuando llegamos a cierta edad algunos perdemos el interés por determinadas cosas:

  • Descuidamos nuestro aspecto, nos convertimos en solitarios y bastante amargados, nos hacemos sedentarios, sólo hablamos de problemas, dolencias y enfermedades, nos convertimos en los eternos pesimistas, dedicamos mucho tiempo y mucha energía a los recuerdos negativos de nuestra historia, nos consideramos parásitos, estorbos... ¡Pero ojo, la vida sigue y nosotros también! ¡No nos convirtamos en eternos pesimistas, ni dediquemos nuestro tiempo ni nuestra energía a los recuerdos tristes y negativos! ¡Los recuerdos tristes y negativos sólo traen penas y problemas pero ninguna satisfacción ni ninguna alegría!
  • ¡El tener muchos años no implica abandonarnos sino seguir cultivándonos y seguir luchando por transmitir a todos los que queremos y nos rodean, lo que hemos adquirido a lo largo de los años¡ ¡No nos abandonemos, sigamos cultivándonos y luchando, para transmitir a todos nuestros seres queridos todo lo que hemos adquirido a lo largo de nuestra vida! ¡Con la experiencia adquirida tenemos mucho que ofrecer, no dejemos que se pierda en el olvido¡ ¡Dejemos nuestra huella positiva para que otros puedan retomarla, utilizarla y seguir creciendo!
  • ¡No podemos detener el tiempo pero sí podemos marcarnos retos personales para buscar nuestro bienestar y nuestra felicidad! ¡No seamos marionetas del destino, actuemos para controlar las riendas de nuestra vida y para adaptarnos a las circunstancias que en cada momento nos toca vivir! ¡Vivir el presente es vivir la vida y disfrutarla, es darle sentido y aprender a detectar detalles que nos aporten bienestar! ¡Esto sí depende de nosotros! ¡El que siembra felicidad recoge felicidad! ¡El que siembra tristeza recoge melancolía!.
  • No permanezcamos impasibles esperando continuamente a la muerte, a las desgracias o al sufrimiento para ver si aparecen al doblar la primera esquina. ¡Mantengamos la mente siempre activa y siempre alerta pero buscando lo mejor de cada suceso para poder quedarnos con las mejores alternativas! La mente debe permanecer siempre activa, alerta y seleccionar lo positivo de cada acontecimiento, hay que relacionarse, hay que comunicarse, hay que salir, hay que dejarse ver, hay que disfrutar... ¡Hablar, hablar y relacionarnos mucho con los que nos rodean! ¡Reír, reír y reír muchísimo más, aunque sea por pequeñas tonterías dichas por nosotros mismos o transmitidas por los demás!
  • ¡No esperemos a la muerte, sino todo lo contrario, disfrutemos por seguir vivos y cuanto más disfrutemos mejor¡ ¡Valoremos lo que tenemos y disfrutemos de todo ello con todas nuestras fuerzas. No escatimemos esfuerzos por conseguirlo! ¡Impidámonos recrearnos en lo que hayamos perdido, en lo que no tenemos o en lo que nos gustaría tener, pues si actuamos así no sólo no disfrutaremos de lo que tenemos sino que tampoco lo haremos de lo que nos gustaría tener, pues posiblemente nunca lo tengamos! ¡Si nos recreamos continuamente en lo que hemos perdido también perderemos las fuerzas para seguir disfrutando de los pequeños detalles que puedan estar a nuestro alcance!
  • ¡Curiosamente la vida es lo que más deseamos y lo que menos cuidamos! ¡Vivamos la vida sin permitir que se agrie como ocurre con los vinos no tratados! ¡Los buenos vinos son los que envejecen pero siguen siendo los más valorados y los más deseados! ¡En La Rioja damos mucha importancia a los buenos vinos, hagamos lo mismo con nuestra vida, demos importancia a todo aquello que merece la pena y obviemos lo que nos perturba! ¡Veamos el envejecimiento como una nueva oportunidad para crecer, para enfrentar los problemas, los conflictos y los continuos desafíos que puedan surgir! ¡El pensamiento positivo y por ende el optimismo es la mejor garantía para conseguirlo y para desarrollarnos, algo que nunca debemos perder de vista ni dejar de aplicarlo!
  • Todos nacemos en blanco pero no dejamos de aprender nunca, desde que nacemos hasta que morimos estamos continuamente aprendiendo de todo lo que nos rodea. Las posibilidades son enormes y depende de nosotros el continuar aprendiendo. ¡Aprender es ilusión, es compromiso, es un reto continuo, es cambiar, es modificar, es dar sentido a la vida, es descubrir nuevas cosas dentro y fuera de nosotros mismos, es autorrefuerzo, es aliarse con lo positivo y cortar con los pensamientos negativos y autodestructivos, es favorecer la salud física y la salud mental...! ¡Todo depende de nosotros y lo que depende de nosotros lo podemos controlar, potenciar y sobre todo modificar!
  • ¡Salgamos al mundo y disfrutemos de sus maravillas, tiene mucho que ofrecernos si sabemos verlo y manejarlo¡ ¡Aprendamos a observar lo positivo para que nada nos pase desapercibido¡ ¡Aprendamos a ver y a disfrutar de cuantas más alternativas mejor! ¡Todo se puede aprender sin importar la edad que tengamos! ¡Qué mejor universidad que la experiencia y la vida misma! ¡No dejemos nunca de aprender pues con ello mantendremos viva la ilusión por seguir aprendiendo y experimentando novedades de la vida misma a la vez que desarrollamos nuevos y continuos proyectos!
¡La decisión es nuestra, elijamos vivir la vida con optimismo, seremos mucho más felices y nuestra salud se verá ampliamente beneficiada!

Veamos algunas claves que nos pueden ayudar a vivir mejor y a ser más felices

1.    Cuidemos nuestra imagen todos y cada uno de nuestros días. ¡Pongámonos bien guapos, arreglémonos como si fuéramos a una fiesta importante y sintámonos atractivos! ¡Mirémonos al espejo y busquemos lo mejor de nosotros mismos! ¡Sintámonos orgullosos por lo que vemos! ¡No busquemos arrugas ni defectos, busquemos virtudes! ¡La vida es por sí misma una gran fiesta, luego qué mayor fiesta podemos organizar que disfrutar de la vida misma al máximo!

  • ¡Somos lo que aparentamos, cuidemos nuestra apariencia¡ ¡Nos juzgamos y juzgamos a los demás por lo que vemos a simple vista! ¡Si nos vestimos bien y nos arreglamos bien el juicio que emitamos y emitan los demás de nosotros será totalmente positivo! ¡Nos satisface más recibir halagos que recibir indiferencia! ¡Busquemos halagos pero nunca rechazo ni indiferencia que pueda derivar de nuestro comportamiento!
  • ¡Vivamos nuestra vida como si estuviéramos siempre de fiesta! ¡Queremos piropos, no queremos dar pena! ¡Nos sentimos muy bien cuando alguien nos lanza un piropo, pero muchísimo más cuando alguien nos dice “me encanta cuando estoy contigo” “me gustaría ser como tú cuando tenga tus años”! ¡Potenciemos estos halagos y abramos nuestras puertas para que entren cuantos más mejor! ¡Todo depende de nosotros!

2.    No nos encerremos en nuestra casa, ni en nuestra habitación, ni nos quedemos sentaditos en el sofá lamentándonos de nuestras penas, nuestras dolencias y nuestros achaques. Nada de jugar, al preso encadenado, voluntariamente a la melancolía. Juguemos a hacer el tonto. Juguemos a ver de qué podemos reírnos y practiquemos con los amigos. Salgamos a la calle, al campo, a pasear, a tomar el aire libre… ¡Ventilemos nuestro cuerpo, nuestro espíritu y nuestras emociones! ¡El agua estancada se pudre! ¡A las máquinas hay que engrasarlas para que trabajen bien porque si no lo hacemos se agarrotan, dejan de funcionar o funcionan mal y lo mismo debemos hacer con nuestro cuerpo y con nuestra mente!

  • ¡Si nos quedamos lamentándonos, nosotros mismos seremos los mayores culpables de nuestros males¡ ¡Hablemos de todo lo positivo que ocurre a nuestro alrededor, repitámoslo continuamente hasta que forme parte de nuestra vida y terminemos creyéndolo a pie juntillas! ¡Busquemos lo mejor de lo mejor pues el que busca y busca siempre encuentra y termina convirtiéndolo en un hábito, pero saludable y beneficioso!
  • ¡Los pensamientos son gratis, no cuestan dinero¡ ¡Pongamos el pensamiento a nuestro servicio y nunca en contra nuestra¡ ¡No hay mejor inversión que aprender a vivir con optimismo y mucho más cuando es totalmente gratis! ¡Aprendamos a pensar con optimismo y nos sorprenderemos con los resultados que somos capaces de conseguir!

3.    Practiquemos ejercicio físico y disfrutemos con ello, tampoco esto cuesta dinero. Un rato de gimnasio, una caminata razonable dentro o fuera de casa ¡mejor fuera que dentro! nos agilizarán el cuerpo y la mente. ¡Cuánto más movamos el cuerpo mejor se encontrará no sólo el cuerpo sino también la mente! ¡Cuerpo activo conlleva mente activa y ambos unidos es la mejor garantía para nuestra salud física y mental!

  • ¡Tan sólo un poco de movimiento y estaremos ágiles, activos y vivos¡ ¡El ejercicio nos llena de energía, nos ayuda a eliminar toxinas de nuestro organismo, oxigena la sangre y con ello nuestro cerebro y nuestros órganos, mejora la funcionalidad de nuestras células y con ello el sistema inmunológico, aumentan los niveles de endorfinas y con ello aumenta el placer y el bienestar físico y mental, disminuyen los niveles de LDL o colesterol malo y eleva el HDL o colesterol bueno, frena la atrofia muscular… y tantas y tantas cosas más que sólo por eso ya merece la pena llevarlo a cabo!.
  • ¡Las personas que practican el ejercicio diario son personas con menor deterioro cognitivo y con mayor resistencia a la ansiedad, a la depresión y al aislamiento! ¡El ejercicio nos permite mantener un equilibrio al mejorar funciones cerebrales muy implicadas en la memoria, en el razonamiento, en la ejecución y en la resolución de problemas! ¡El ejercicio es la fórmula ideal para prevenir la dependencia y para poder conseguir un envejecimiento autónomo eficaz y saludable, generando emociones positivas que nos ayudan a seguir experimentando satisfacción personal y social, entre otras muchas cosas!

4.    Evitemos actividades y gestos de viejos amargados e incapaces. Cabeza gacha, espalda encorvada, pies arrastrando las lamentaciones, pena en la mirada... ¡NO, NO y NO! ¡Provoquemos que la gente nos diga una bonita palabra cuando nos acerquemos o cuando pasemos por su lado! ¡Seamos un modelo a seguir para todos aquellos que nos observen! ¡Llamemos la atención con nuestras sonrisas nunca con nuestras penas!

  • ¡Cabeza bien alta, espalda bien estirada y pies en continuo movimiento¡ ¡El cuerpo con la edad se dobla pero mucho más si nos doblamos por un hábito adquirido! ¡Esto lo vemos tanto en jóvenes como en mayores, no es necesario ser un anciano para andar con la espalda doblada por la falta de ilusión y por la apatía! ¡No permitamos que el doblar la espalda y el mirar siempre al suelo se convierta en un mal hábito!
  • ¡Si creemos que somos capaces y que podemos, seremos capaces y podremos con todo aquello que nos propongamos, por muy difícil que pueda parecernos¡ ¡Si creemos en nosotros y en nuestras capacidades, nada ni nadie podrá impedirnos que consigamos alcanzar nuestros objetivos¡ ¡No importa la edad que tengamos, si creemos en nosotros mismos y en nuestras capacidades no habrá obstáculos que nos impidan progresar! ¡No hay mejor refuerzo para conseguir lo que nos propongamos que el creer que somos capaces y comportarnos como si realmente lo fuéramos¡

5.    No hablemos de nuestra vejez ni nos quejemos de nuestros achaques. Si actuamos así, acabaremos por creernos mucho más viejos y mucho más enfermos de lo que realmente somos y estamos. ¡Con esta forma de actuar todos nos harán el vacío! Nadie quiere escuchar historias de hospital, ni de enfermedades, ni de antiguos problemas... Dejemos de autollamarnos viejos y de considerarnos enfermos. ¡El cerebro se lo cree todo! ¡Si nos creemos viejos, caducos y enfermos, así lo seremos, así nos sentiremos y como tal nos comportaremos!

  • ¡Hablar continuamente de achaques es enquistar las enfermedades y creer que las tenemos aunque no las tengamos¡ ¡Potenciemos que los demás disfruten cuando estén con nosotros, no potenciemos la evitación sino todo lo contrario el acercamiento y las ganas de los demás por acompañarnos y por estar allí donde nosotros nos encontremos!
  • ¡Si queremos estar completamente solos, hablemos siempre de tristezas, de penas y de melancolías y todo el mundo huirá de nosotros, incluidos los que más nos quieren¡ ¡Si nosotros podemos elegir seguro que nos quedamos con los más alegres y con los más vitales! ¡Al final todo se contagia¡

6.    Seamos positivos por encima de todo. ¡Al mal tiempo buena cara! ¡Contra las penas muchas risas y muchas alegrías!. Seamos positivos en los juicios, manifestemos buen humor con las palabras, expresemos alegría con el rostro y con la mirada, seamos amables con los ademanes y ganaremos no sólo amigos sino también salud y bienestar. Tenemos la edad que ejercemos. La vejez no es sólo cuestión de años sino de estado de ánimo. ¡Podemos tener muy pocos años pero sentirnos terriblemente ancianos e incapaces y actuar como si realmente lo fuéramos hasta caer en un gran círculo vicioso que nos incapacita para poder ver la salida! ¡No hace falta tener muchos años para sentirnos como si los tuviéramos! ¡La edad no la marca el tiempo sino nuestro estado y nuestra falta de enfrentamiento a lo mejor de la vida!

  • ¡Cultivemos el optimismo! ¡Los pensamientos positivos potencian emociones positivas, los negativos mucha tristeza y mucha melancolía¡ ¡Llenemos nuestra vida y nuestro entorno de recuerdos positivos para que en cualquier momento podamos echar mano de ellos!
  • ¡La edad no depende de los años. Podemos ser muy jóvenes pero comportarnos y sentirnos como si fuéramos terriblemente ancianos¡ ¡Introduzcamos en nuestro baúl de los recuerdos todo aquello que merezca la pena recordar para provocar una sonrisa y para poder echar mano de ello en cualquier momento de nuestra vida!

7.    Seamos útiles no sólo para los demás sino, y sobre todo, para nosotros mismos. No nos convirtamos voluntariamente en parásitos ni en ramas desgajadas del árbol de la vida. Dependamos de nosotros mismos hasta donde nos sea posible y si ayudamos a otros a conseguirlo mucho mejor. ¡Ayudemos con una sonrisa, con un consejo, con un servicio y nos ayudaremos a nosotros mismos!

  • ¡No pongamos impedimentos a nuestro bienestar! ¡El árbol de la vida no se autoimpone impedimentos sino que crece, crece y sigue creciendo continuamente, sólo deja de crecer cuando alguien lo corta o cuando dejamos de alimentarlo¡ ¡No seamos nosotros quienes nos impongamos los obstáculos sino todo lo contrario, favorezcamos la resolución de problemas pero no su creación ni su mantenimiento!
  • ¡Si ayudamos a los demás con una sonrisa a quien más ayudaremos será a nosotros mismos¡ ¡La sonrisa es muy contagiosa y atrae, nunca repele¡ ¡Una sonrisa cambia el estado de ánimo y siempre es para mejorarlo! ¡No hay mejor pastilla ni mejor receta para la salud que la risa y si además la compartimos mucho mejor¡

8.    Trabajemos no sólo con nuestras manos sino también con nuestra mente. El trabajo es la terapia más infalible para cualquier estado físico o mental. Cualquier actitud laboral, intelectual, artística... nos mantendrá activos, con energía y vitales. ¡Detrás de un trabajo siempre hay un objetivo! ¡Detrás de un objetivo conseguido siempre hay una satisfacción! ¡Detrás de una satisfacción siempre hay bienestar físico y mental! ¡No dudemos en invertir nuestro tiempo y nuestra energía en conseguirlo!

  • ¡Hay muchas formas de trabajar! ¡Trabajar es salud pues nos permite mantenernos vivos, activos, con ilusión y con objetivos a la vista¡ ¡Trabajar es leer, pasear, jugar, sonreír… todo depende de cómo nos lo contemos y de cómo interpretemos la vida! ¡Lo que para unos es trabajo para otros es alegría, bienestar, felicidad…! ¡Convirtamos el trabajo en satisfacción y disfrutemos con ello!
  • ¡El trabajo y la alegría por tener objetivos y sentirnos útiles es la mejor medicina para todos los males! ¡No hay mejor medicación que el trabajo y la alegría¡ ¡Trabajo y esfuerzo van muy unidos y todo lo que conseguimos con esfuerzo se valora mucho más y nos proporciona mucha más satisfacción!

9.    Mantengamos vivas, activas y cordiales las relaciones sociales. Tanto las que anidan dentro del hogar, integrando a todos los miembros de la familia, como las que forman parte del entorno e incluso las que sin sernos afines nos puedan aportar algo… ¡De todos podemos sacar un beneficio si sabemos buscarlo! El entorno nos proporciona la mejor oportunidad para convivir con todas las edades, niños, jóvenes y adultos, el perfecto muestrario de la vida. Abramos nuestro corazón a nuestros amigos, pero no nos limitemos exclusiva y únicamente a los más mayores como nosotros. ¡Huyamos del bazar de las antigüedades y ampliemos nuestro círculo incluyendo en él a los más jóvenes, aunque a veces nos cueste comprenderles o nos agoten con sus discursos, con sus comportamientos o con sus juegos! ¡Aprendamos a jugar con ellos y disfrutaremos enormemente!

  • ¡Mantengamos el mayor número de relaciones humanas, cuantas más y más variadas mejor¡ ¡Abramos el corazón a nuestros familiares pero también a todos los que puedan aportarnos una conversación, una alegría, un momento para pensar en algo distinto, una distracción por mínima que sea…!
  • ¡Convivamos con todas las edades y compartamos todo lo que podamos con ellas¡ ¡Niños, jóvenes y adultos es el perfecto muestrario de la vida, incluyamos a todos en nuestro paquete y todos saldremos ganando!

10.  No pensemos que todo tiempo pasado fue mejor. Dejemos de estar continuamente condenados a nuestro mundo interno, lamentándonos de los momentos pasados o sufriendo por su pérdida. ¡Alegrémonos por haber sido parte del mismo pues es lo mejor que nos ha podido ocurrir! ¡Valoremos lo mejor que nos ha pasado a lo largo de nuestra vida! ¡Mantengamos los recuerdos alegres y huyamos de los tristes! ¡Contemplemos lo nuevo con ilusión para que nos permita poder formar parte de ello! y ¡Quedémonos exclusivamente con lo mejor de lo mejor, de todo cuanto nos rodea!

  • ¡Las lamentaciones sólo sirven para sufrir y para condenarnos a un mundo interno que sólo provoca rumiación, malestar y melancolía¡ ¡La tristeza al igual que la alegría también se contagia, elijamos la alegría y todos saldremos ganando¡ ¡Si tropezamos, nos levantamos y seguimos caminando! ¡Tantas veces tropecemos o nos caigamos tantas veces nos levantaremos y continuaremos avanzando! ¡El camino que podemos recorrer es muy largo, no pongamos límites que nos impidan seguir avanzando por el camino de nuestra vida!
  • ¡Contemplemos lo nuevo o lo que nos rodea con ilusión, con optimismo y con alegría para poder disfrutar al máximo cada momento de nuestro día a día! ¡Valoremos y tengamos en cuenta todo lo mejor de todo lo que nos haya ocurrido a lo largo de nuestra vida, a lo largo de cada minuto o a lo largo de cada segundo¡ ¡No hay mejor felicidad que recordar las maravillas acontecidas por muy pequeñas, sencillas o mínimas que puedan parecernos¡
Riámonos, riámonos mucho cada día y todos los días de nuestra vida y conseguiremos una salud de hierro y si además lo hacemos acompañados mucho mejor! ¡Disfrutemos de lo que nos rodea mientras esté con nosotros para que no tengamos que valorarlo cuando ya lo hayamos perdido!

Todas estas CLAVES las podemos resumir en unas pocas palabras:

RECORDAR SIEMPRE QUE:

  • ¡Los pensamientos son gratis, no cuestan dinero¡ ¡Pongamos el pensamiento a nuestro servicio pero nunca en contra nuestra!
  • ¡Reír, reír y reír todos y cada uno de los días de nuestra vida es la mejor medicina y la mejor pastilla, no sólo para la mente sino también para el cuerpo!
  • ¡Una salud de hierro sólo es posible si eliminamos el pesimismo de nuestra vida cotidiana y a cambio incorporamos el optimismo, la ilusión y el placer por disfrutar sus consecuencias!
  • ¡Está más que demostrado que optimismo y salud están íntimamente relacionados! ¡No lo olvidemos nunca!
  • ¡Afrontar eficazmente la vida mantiene el funcionamiento cerebral en condiciones óptimas como para encontrar ilusión en cada momento de nuestra vida y con ello garantizamos la felicidad subjetiva como elemento imprescindible para poder vivir, disfrutar y ser felices!
  • ¡La decisión es nuestra, elijamos vivir la vida con optimismo! ¡Seremos más felices! y ¡Nuestra salud se verá ampliamente beneficiada!

BIBLIOGRAFÍA

  • ARANGUREN, J.L. (1992): La vejez como autorrealización personal y social. Madrid, INSERSO
  • AVIA, M.D. (2008): El optimismo inteligente. Madrid: Alianza Editorial.
  • BASTIDA DE MIGUEL, ANA Mª (2011): Pensamiento positivo, emociones, comportamiento y salud. http://www.psicologia-online.com/autoayuda/articulos/2011/pensamiento-positivo-emociones-comportamiento-y-salud.html
  • BASTIDA DE MIGUEL, ANA Mª (2011): Aprender a relajar es invertir en salud: Programa para su aprendizaje y puesta en práctica. http://www.psicologia-online.com/autoayuda/aprender-a-relajar/. http://bastidademiguel.blogspot.com.es/2011/09/aprender-relajar-es-invertir-en-salud.html
  • BASTIDA DE MIGUEL, ANA Mª (2011): Programa destinado a potenciar el envejecimiento activo. http://www.psicologia-online.com/monografias/envejecimiento-activo/
  • BASTIDA DE MIGUEL, ANA Mª (2014): Programa de intervención grupal destinado a mejorar la psicomotricidad en personas mayores. http://www.psicologia-online.com/monografias/mejorar-psicomotricidad-en-personas-mayores/. http://bastidademiguel.blogspot.com.es/2014/02/programa-de-intervencion-grupal.html
  • BASTIDA DE MIGUEL, ANA Mª (2014): Para que las Emociones no Decidan por Nosotros: Aprendamos a Manejar la Inteligencia Emocional. http://www.psicologia-online.com/autoayuda/talleres/que-las-emociones-no-decidan-por-nosotros/
  • BAYE?S, R. (2009): Vivir. Guía para una jubilación activa. Barcelona: Paidós.
  • CASTILLO, M.J; ORTEGA, F.B. y RUIZ. J. (2005): Mejora de la forma física como terapia antienvejecimiento. Medicina Clínica, 124 (4), 146-155.
  • ELLIS, A. (2000): Ser feliz y vencer las preocupaciones, Ediciones Obelisco, Barcelona, 2000
  • FERNÁNDEZ-BALLESTEROS, R. (2002): Vivir con vitalidad y cuando ocurre lo inevitable, Ed. Pirámide, Madrid, 2002
  • FLO?REZ, J.A. (1997): Papel del ejercicio físico en el anciano. Jano; 1203: 58-63.
  • FLO?REZ, J.A. (2007): Felicidad y salud. Jano; 1635: 44-48.
  • FLO?REZ, J.A. (2009): Manual de autoayuda para un envejecimiento saludable y feliz. Galicia: Obra Social Caixa.
  • FLO?REZ TASCON, F; LO?PEZ IBOR, J. (1991): Saber envejecer. Madrid: Temas de Hoy.
  • FRANKL, V. (1985): El hombre en busca de sentido. Barcelona: Herder.
  • GARCI?A-FERNA?NDEZ, E. (2008): Emociones positivas. Madrid: Pira?mide.
  • GOLEMAN, D. (2002): La inteligencia emocional. Barcelona: Kairós.
  • GONZÁLEZ, J.L., Y LÓPEZ, L.A. (1999): Sentirse bien está en tus manos, Sal Terrae, Santander, 1999
  • HÉRIL, A. (1998): Pensamiento positivo. Gaia, 1998.
  • HUÉ GARCÍA, C. (2007): Pensamiento emocional. Zaragoza: Mira Editores.
  • IBARROLA, B., Y OTROS (2003): Sentir y pensar. Madrid: SM.
  • KALISH, R. (1991): La vejez. Perspectivas sobre el desarrollo humano. Madrid, Pira?mide.
  • LAWSON, J. (2007): Endorfinas. La droga de la felicidad. Barcelona: Obelisco.
  • MAYA?N, J.M. Y FERNA?NDEZ, M. (2008): Mente activa. Madrid: Pirámide.
  • NEUGARTEN, B.L. (1999): Los significados de la edad. Barcelona: Herder.
  • ROJAS MONTES, E. (1998): La ilusión de vivir. Madrid: Temas de Hoy.
  • ROJAS MARCOS, L. (2005): La fuerza del optimismo. Buenos Aires: Aguilar.
  • SELIGMAN, M. (2003): La auténtica felicidad. Barcelona: Ed. B.S.A.
  • SELIGMAN, M. (2004): Aprenda optimismo: Haga de la vida una experiencia maravillosa. Barcelona: Ed. Grijalbo
  • SKINNER, B.F. (1986): Disfrutar la vejez. Barcelona: Martínez Roca.
  • SOLA?, R. (2009): Cómo ser feliz cada día. Barcelona: Plataforma Actual