¿Qué es el teatro terapéutico?. Entre dos mundos: Psicología y teatro

Si a un adulto le haces la pregunta ¿te sentías más libre de pequeño o ahora? Quizás la respuesta nos sorprenda y nos encontremos con que a pesar de la autonomía que ahora tiene se sentía más libre cuándo era niño. Entonces ¿qué ha pasado? Resulta que conforme vamos creciendo nos hacemos más sabios, sí, pero también nos encerramos más en nosotros mismos y en vez de convertirnos en seres más libres acabamos siendo prisioneros de nuestro propio ser interno y terminamos mostrando a los demás una persona pública que, a veces, discrepa mucho de lo que realmente somos por dentro.

La vergüenza, la inseguridad, la culpabilidad, la presión social, las expectativas, el miedo al rechazo o al ridículo, la intolerancia a la frustración, entre otras cosas condicionan la vida de muchas personas y a la larga terminan causando grandes problemas psicológicos (ansiedad, depresión, problemas de habilidades sociales, etc.).

¿Cuál es la función del teatro terapéutico entonces? ¿De qué forma puede ayudar a las personas a sentirse un poco más libres?

Virginia Satir (1916 - 1988), una excelente terapeuta familiar estadounidense, afirmaba que cualquier persona siempre tiene cosas nuevas de sí misma que puede que no haya descubierto todavía y jugando a ser otros, haciendo teatro, podemos sorprendernos de nosotros mismos. Satir utilizaba el teatro en terapia familiar, por ejemplo, en su técnica de las 'Esculturas Corporales' para ver el rol que juega cada miembro de la familia. A través de la disposición de las esculturas (miembros de la familia) se puede observar quién se relaciona con quién en el grupo familiar o la distancia emocional entre los miembros entre otros aspectos de la dinámica familiar.

Augusto Boal (1931 - 2009), dramaturgo, director de teatro y sobre todo gran activista cultural fue otro autor que recurrió al teatro como herramienta para mejorar la calidad de vida de poblaciones especiales o en riesgo de exclusión social y afirmaba que cuando una persona se expone sobre las tablas para mostrar su realidad de las cosas y sobre el escenario modifica esa realidad a su antojo, vuelve a su vida diaria cambiado. Aunque ese cambio no se haya dado realmente en su vida, el mero hecho de haberlo expuesto ha sido un activador transformador interior.

En psicoterapia, se recurre al psicodrama, desarrollado por el psiquiatra Jacob Levy Moreno (1889 - 1975) con el fin de que los pacientes no solo cuenten sus problemas sino que actúen sobre ellos en ese mismo momento a través de representaciones dramáticas de sus propios conflictos, representando por ejemplo encuentros con personas no presentes que forman parte de las preocupaciones internas del propio paciente, sobre lo que estos ausentes pueden estar pensando o sintiendo, hablamos de un futuro posible imaginado o por ejemplo de aquello que no pudimos decir en un momento dado y lo decimos en la sesión.

En definitiva, el teatro terapéutico es una herramienta facilitadora para el autoconocimiento personal y por ende, para el desarrollo psicológico y social. No hay dudas sobre los beneficios curativos que podemos obtener del teatro y que desde los talleres de Teatro Terapéutico se desea fomentar a través de ejercicios lúdico-prácticos basados en el juego, las improvisaciones, el humor, o la creación de conflictos para poder influir en los procesos mentales y emocionales y facilitar, de esta forma, la búsqueda del autoconocimiento y muy importante, la búsqueda de esa libertad tan ansiada.